Putin pierde su cuarto general y a siete combatientes de élite SWAT mientras la invasión rusa sigue estancada en Ucrania

El mayor general Oleg Mityaev, de 47 años, murió en el asalto a Mariúpol, junto con siete miembros de un equipo SWAT de élite, en un nuevo golpe a la invasión de Ucrania por parte de Vladimir Putin.

El comandante de la 150 división de fusileros motorizados es el cuarto general ruso que muere en la guerra, según Kiev.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, había informado de la muerte de otro general ruso en su discurso nocturno, pero no lo nombró.

Mientras tanto, se publicaron imágenes en Rusia que muestran las fotografías de seis combatientes de élite de las fuerzas especiales “boina granate” del Centro de Propósitos Especiales Vityaz de la División Dzerzhinsky abatidos.

La muerte de Mityaev se produce después del fallecimiento de un capitán espía durante una operación “ultrasecreta” en Ucrania, lo que significa que Vladimir Putin ahora ha perdido un total de 13 comandantes en la invasión.

El espía de inteligencia militar GRU, el Capitán Alexey Glushchak, de 31 años, de Tyumen en Siberia, murió en la batalla en Mariúpol, pero los detalles de su muerte no han sido revelados.

“Debido al estricto secreto de la operación militar, las circunstancias de la muerte del héroe de Tyumen no se revelan”, dijo un comunicado.

El GRU estuvo detrás del envenenamiento del espía desertor Sergei Skripal.

Se reveló que el día que murió el oficial de inteligencia militar había hablado con su esposa y su madre en Rusia.

Llamó para felicitarlas por el Día Internacional de la Mujer, pero ese mismo día por la noche se enteraron de que había muerto.

Su muerte coincide con las primeras expresiones de ira y consternación por la cantidad de ataúdes que ahora regresan a Rusia, a pesar de que los oficialmente reconocidos como caídos en Ucrania se consideran una pequeña fracción del número total que, según las mejores estimaciones, ahora asciende a muchos miles.

Moscú no ha dado un total actualizado de los muertos en la guerra y solo nombró a un puñado de los caídos, que incluyen a varios generales.

Muchos funerales actualmente visibles en los medios son para soldados asesinados a fines de febrero.

Rusia está tardando dos semanas o más en transportar sus cuerpos de vuelta a sus familiares, muchos de los cuales viven en el oriente ruso, a miles de kilómetros de la sangrienta zona de guerra.

También se llevó a cabo un funeral para el cabo Danil Novolodsky, de 24 años, un artillero senior en una batería de artillería de asalto aéreo.

Fue galardonado con la Orden del Valor en virtud de un decreto firmado por Vladimir Putin.

Era de Ulan-Ude, capital de la república de Buryatia en Siberia, una región principalmente budista, que ha sufrido un número desproporcionado de muertes entre los soldados rusos asesinados en Ucrania.

Antes de la invasión, decenas de miles de tropas fueron enviadas al oeste en el Ferrocarril Transiberiano para luchar en la guerra que se avecinaba.

Otro funeral de la misma región se llevó a cabo para Vladimir Plekhanov, de 24 años, un huérfano criado por una familia adoptiva.

Sagyndyk Kudaibergenov, 22, de Tyumen, al igual que el agente GRU, fue enterrado con honores militares, dicen los informes.

Murió en fuego de mortero, mientras desplegaba equipo de comunicaciones al otro lado de un río.

Fue asesinado el 26 de febrero, pero su funeral fue recién el 11 de marzo.

Un total de 12 de los comandantes militares de Putin han muerto en batalla desde que el líder ruso comenzó la invasión de Ucrania.

El coronel Andrei Zakharov murió en una emboscada ucraniana cerca de Kiev, seguido por el general de división Andrei Kolesnikov del 29º Ejército de Armas Combinadas.

Otro general, Vitaly Gerasimov, murió en combates en las afueras de Járkov.

El teniente coronel Dmitry Safronov, quien dirigía una brigada de marinos, murió junto con el teniente coronel Denis Glebov y el coronel Konstantin Zizevsky, quien dirigía las tropas de asalto aéreo.

Safronov y Glebov murieron cuando las fuerzas ucranianas recuperaron la ciudad de Chuhuiv, mientras que Zizevsky fue asesinado en el sur de Ucrania.

El mayor general Andrei Sukhovetsky fue asesinado por un francotirador ucraniano durante los combates por el aeródromo de Hostomel a unas 30 millas de Kiev.

El general Magomed Tushaev murió cuando su columna de fuerzas especiales chechenas, incluidos 56 tanques, fue destruida cerca de Hostomel, al noreste de la ciudad.

Entre los muertos rusos también se encuentra Vladimir Zhonga, quien dirigió el Batallón Esparta, una unidad militar neonazi que cuenta con el respaldo del Kremlin.

Otros dos altos comandantes rusos anónimos también murieron en los combates.

La sangrienta invasión ha estado afectando a las fuerzas de Rusia y, según los informes, Moscú le pidió ayuda a China, lo que generó temores de una Tercera Guerra Mundial.

Se cree que el presidente ruso le ha pedido al presidente chino, Xi Jinping, equipo militar y apoyo.

Los funcionarios del Kremlin supuestamente hicieron predicciones “apocalípticas” sobre el conflicto en Ucrania, describiendo la invasión del 24 de febrero como un “error”.

El fin de semana, Rusia lanzó ataques con misiles a solo 12 millas de la frontera polaca con Ucrania, dejando al menos 35 muertos. Ucrania afirmó que las fuerzas rusas dispararon más de 30 misiles de crucero contra la base militar de Yavoriv cerca de Lviv, hiriendo a 134 personas.

Fuente  La Opinion

About Discosuave

Foto del avatar
Estación de radio de "Marcos Silvestre" que deleita todos los días a sus oyentes con la mejor colección de temas musicales románticos.

Aqui Hay Mas..

Biden reacciona al tiroteo: «Jill y yo rezamos por los fallecidos y heridos»

EFE Washington El presidente estadounidense, Joe Biden, señaló este domingo que tanto él como la …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *