Home / Salud / ¿Qué es el raspado de encías y cómo se realiza?

¿Qué es el raspado de encías y cómo se realiza?

Muchas veces se tiende a pensar que la salud bucal se basa exclusivamente en el estado de los dientes.

Sin embargo, tener una buena salud oral depende –en buena parte- del estado de las encías.

Las encías son un claro indicador sobre la situación actual de nuestra salud bucal. De hecho, los pacientes que tienen problemas de encías suelen acabar sufriendo enfermedades periodontales graves que, a su vez, están asociadas a otras enfermedades sistémicas aún más graves.

Por ello, hoy queremos compartir con vosotros una información muy útil sobre el raspado dental que forma parte del tratamiento periodontal, en los casos más avanzados, ¿quieres saber de que se trata?

¿Qué es el raspado de encías?

Cuando se mantienen malos hábitos de higiene y la limpieza dental no es suficiente, las bacterias afectan a las encías produciendo enfermedades periodontales que debemos solucionar lo antes posible a través de determinados tratamientos.

Uno de ellos, es el raspado y alisado de encías.

El raspado de encías, también conocido como raspado y alisado radicular, es un procedimiento que se realiza en clínica y que forma parte del tratamiento contra la periodontitis, también conocido como piorrea.

Esta técnica también se conoce como curetaje dental o curetaje de encías.

Como su propio nombre indica, este raspado consiste en la eliminación de las bacterias que producen la enfermedad periodontal.

En otras palabras, es la eliminación de todo el sarro, cálculo y placa acumulada, tanto por encima como por debajo de las encías.
¿Quién debe realizarse el raspado de encías?

Este tratamiento es adecuado únicamente para aquellos pacientes que tienen problemas de periodontitis, es decir, aquellos que sufren de inflamación de encías, sangrado de encías, cúmulo de placa y cálculo.

Si el estado de tu salud oral no es grave, bastará con una limpieza dental profesional.

Según un estudio sobre salud bucodental realizado por Sensodyne, el 32% de la población tiene problemas de encías.

¿Por qué se produce y cuál es su solución?

El raspado de encías es parte del curetaje dental, mediante el cual se realiza un tratamiento periodontal con el que se combaten los problemas de piorrea o periodontitis.

Cuando una persona padece gingivitis, las bacterias y el sarro se acumulan en las encías, deteriorándolas. Si no se acude al profesional periodontal, estos problemas se complican cuando el sarro y las bacterias penetran bajo la encía ocasionando la periodontitis.
Te interesará » Gingivitis en niños: ¿Cómo se detecta y cuál es la mejor forma de tratarla?

Para solucionar este problema es necesario realizar un curetaje dental en el que se produce un raspado y alisado radicular, que elimina los restos de sarro y bacterias e incluso la infección de la zona. Esta parte del tratamiento es clave en el tratamiento de la periodontitis o piorrea.

Conoce más sobre la periodoncia y la importante labor de la higienista dental.
¿Cómo se realiza el raspado de encías?

Como cualquier otro tratamiento dental, el raspado de encías debe ser realizado por expertos en periodoncia: un trabajo en el se incluyen el periodoncista y el higienista dental.

Ambos se encargarán del diagnóstico, del plan de tratamiento y de su ejecución, para llevar a cabo con éxito el tratamiento y que puedas conseguir la sonrisa que siempre has deseado.

El objetivo, tanto de la limpieza dental como del curetaje, es eliminar el sarro y la placa bacteriana acumulada.

Para ello, primero el higienista dental procede a una limpieza bucodental profesional –también conocida como profilaxis dental-, cuyo objetivo es eliminar la placa y sarro de los dientes, la encía y los espacios interproximales.

Este profesional también hace uso de un instrumento llamado cureta, que permite trabajar por debajo de las encías de una manera más detallada y en profundidad.

A continuación, es el turno del periodoncista. Encargado de revisar y evaluar el estado de las encías tras concluir el tratamiento.

Con este tratamiento se consigue dejar libre de bacterias el espacio que hay entre la encía y el diente.

Una vez finalizado el tratamiento la dentadura del paciente queda libre de placa y de sarro, tanto por debajo como por encima de las encías.

Para mantener un buen estado de la salud oral, debemos empezar a poner en práctica una buena rutina de higiene oral en casa y acudir regularmente (mínimo una vez al año) al dentista.

¿Hay molestias tras el curetaje de encías?

Este raspado gingival es una intervención más invasiva que una simple limpieza bucal. De hecho, se suele realizar con anestesia local.

Por tanto, durante la intervención el paciente no sufre ningún tipo de molestia, ya que su boca se encuentra completamente anestesiada.

Sin embargo, durante el proceso de recuperación sí puedes sentir algunas molestias, leves o moderadas.

En la mayoría de los casos, se soluciona con algún medicamento antiinflamatorio, como puede ser un ibuprofeno.

Otra molestia frecuente tras el raspado de encía, es un ligero aumento de la sensibilidad dental que irá remitiendo de manera progresiva.

Para reducir la sensibilidad, te recomendamos seguir las pautas de tu periodoncista y realizar una limpieza dental diaria con cuidado y un cepillado dental suave.

Para acortar las molestias, se puede recurrir a algunos productos, como el uso de pastas dentales o enjuagues específicos para dientes sensibles.
Prevención: cuida tu higiene

El raspado de encías no es un tratamiento que deba realizarse con una frecuencia determinada.

De hecho, lo ideal es no tener que recurrir a este tratamiento.

En el caso de que te sometas a un raspado dental, y tras conseguir desinflamar las encías, lo importante es realizar un adecuado mantenimiento de la salud de nuestras encías.

Por tanto, tanto para mantener los resultados como para evitar tener que realizar este tratamiento, recuerda que es fundamental cuidar tu higiene bucodental diaria.

Unas encías sanas son la clave para evitar tener que raspar el sarro de los dientes. Para ello, te recomendamos la realización de una limpieza dental profesional o profilaxis.

Este tratamiento lo realiza una higienista dental, y lo ideal es acudir una vez cada 8-10 meses. En caso de tener problemas frecuentes con tu salud oral y tus encías, se recomienda acudir a la higiene dental cada 6-8 meses.

Gracias a la profilaxis se completa la higiene dental poniendo al día tu salud bucal, lo que además mejora tu estética dental, ya que una sonrisa sana es fundamental para tener una sonrisa bonita.

Además, al realizar una revisión bucal, se detecta rápidamente si tienes cualquier problema de salud bucal como caries u otro tipo de complicación, lo que supone una mejora adicional en el control de la salud bucodental.

Una de las máximas de cualquier profesional de la odontología es invertir en prevención. Con estos tratamientos no invasivos disminuimos el riesgo de tener que gastar más dinero en otras intervenciones de mayor coste para combatir las enfermedades periodontales.

Articulo tomado de clinicaferrusbratos

About @discosuave

DiscoSuave, permite a nuestros visitantes escuchar musica en vivo las 24 horas , ademas descargar musica , escuchar y descargar programas anteriores, noticias de tus artistas favoritos. somos "La Estacion Del Amor"

Compruebe también

Cómo practicar correctamente Ayuno intermitente

Existen muchas maneras diferentes de adelgazar. Por fortuna actualmente tenemos a nuestra disposición todo tipo …

Comentários no Facebook